Dom. Jul 21st, 2024
Fotografía: Redacción RI.

De acuerdo con diversos analistas consultados, señalan que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) sugieren que sólo una sorpresa sustancial al alza en la inflación hará que suban la tasa en noviembre de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, (FED) misma dinámica que se seguirá por parte del Banco de México en su reunión del próximo 9 de noviembre.


Por parte de nuestro país, el lunes pasado se conoció el resultado de la inflación al cierre de septiembre en donde no hubo sorpresas salvo en la subyacente que esta bajando más lento de lo esperado al ubicarse en 5.6%, por lo que los analistas advierte que se mantendrá la expectativa de que el Banxico no va a mover sus tasas, cuando anuncie la penúltima decisión de política monetaria de este año e incluso así se mantendrán al menos hasta el primer semestre del próximo años, es decir, dinero aún muy caro.


En el país vecino del norte, cometarios recientes del FOMC consideran como riesgo que la Reserva Federal aumente la tasa en diciembre o en el próximo año, pero ello sería más complicado después de haber pausado en julio y noviembre por lo que, si no se observan sorpresas sustanciales en los datos de inflación, el escenario base es que se haya alcanzado el fin del ciclo de alzas.


Por otra parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó su actualización de perspectivas globales en el reporte “World Economic Outlook”, en el cual destaca que para 2023 se sigue esperando un crecimiento de la actividad económica de 3.0% a nivel mundial, mientras que para 2024 ahora se estima en 2.9% (desde 3.0% en el reporte de julio).


Considera como principales riesgos la crisis del sector inmobiliario de China, el apretamiento de los mercados laborales que presionaría a la inflación subyacente, alzas en los precios de los energéticos y de los alimentos ante eventos geopolíticos o climáticos y el creciente costo del servicio de la deuda en varias economías.


EL PERO, ES MÉXICO
En su Monitor Fiscal, el FMI advirtió que la deuda neta de México mostrará una trayectoria alcista en los próximos años, desde 46.6% como proporción del PIB estimado en 2023 hasta 50.2% anticipado para 2028, según proyecciones.


Lo anterior porque resulta que los ingresos del Gobierno de México aminoran su proporción sobre el PIB, sin que el menor gasto lo compense y debido a que los ingresos generales gubernamentales se estiman representen 23.7% del PIB en 2024, ligeramente debajo de 23.8% previsto para 2023, y 24.2% que significaron en 2022 por lo que, según las expectativas del organismo, irán disminuyendo hasta significar 23.3% del PIB en 2028.


¿Qué quiere decir esto? Que Una vez que los gastos como porcentaje del PIB estén 2.7 puntos porcentuales por encima de lo que representen los ingresos, la deuda neta del gobierno de México en 2028 elevará su proporción sobre el PIB hasta 50.2%, tras una sostenida tendencia alcista desde el 46.6% de 2023 y 48.7% en 2024.


Dicho de otra forma, tal como lo contempla el Paquete Económico de 2024, actualmente está bajo análisis de los legisladores, en el que se contempla un déficit público de 4.9% del PIB, el más elevado desde 1990, desde el déficit de 3.3% en 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!