Vie. Jun 21st, 2024

Bajo el argumento de que “todas las alianzas son buenas, cuando tienen un objetivo superior, cuando hay por delante un ideal, un programa, cuando no nos mueve el interés personal por legítimo que sea, si no nos mueve el servir a los demás” el presidente Andrés Manuel López Obrador avalo la “Alianza Progresista” de ex priistas que se suman a la llamada ‘transformación’ del país.
Incluso dijo que está bien, al cabo, “todos cometemos errores (…) si son buenos, si son malos, si tienen mala fama o buena fama, eso depende de cómo se vean las cosas, la política se hace con mujeres y hombres y la perfección nada más corresponde al Creador, pero los seres humanos, todos, cometemos errores”.
La realidad del caso es que todos los nuevos integrantes de la ‘cuarta transformación’, hablamos de Eruviel Ávila, Adrián Rubalcava y Alejandro Murat entre otros, que anunciaron su intención de unirse a la precampaña de la exjefa de Gobierno de la CDMX, no solo tiene pendientes con la justicia, sino que en los entredichos, ya venían ‘coqueteando’ con Morena.
Por ejemplo, desde enero de este 2023 Adrián Rubalcaba se quejó de los métodos del Frente Amplio para elegir a su candidato, por lo que el diputado de Morena, Janecarlo Lozano invitó al alcalde a sumarse a Morena quién, prácticamente le abrió las puertas al señala que “todos los que se sientan traicionados por sus dirigencias, traicionados por otros partidos, acá son bienvenidos, acá pueden encontrar una ruta y acá son necesarios para seguir sirviendo».
En tanto, Eruviel Ávila, senador, expresidente municipal de Ecatepec y exgobernador del Estado de México, renunció al PRI desde el 13 de julio y aseguró que estaba en pláticas con Manuel Velasco para sumarse al Partido Verde Ecologista de México (PVEM), con quien mantiene alianza Morena, no se concretó nada pero curiosamente, Eruviel Ávila respaldo a la gobernadora del Edomex, Delfina Gómez, sobre el enfrentamiento en Texcaltitlán que dejó 14 muertos, luego de que había manifestado que no estaba de acuerdo con el rumbo que había tomado el PRI.
Y por supuesto Alejandro Murat, quién fue más evidente luego de que el 17 de noviembre, el exdiputado federal, director del Infonavit y exgobernador de Oaxaca, anunció su renuncia al PRI «con carácter irrevocable» y posteo un vídeo en que señaló que no puede estar a favor de la «política del miedo y del odio» y aseguró que «no puedo ser parte de algo que no me define como persona ni como político», lo cual fue aplaudido por los allegados a la 4T.
Además, dijo lo que hoy, López Obrador destacó, que cree en las alianzas con el pueblo y que decidió participar la «política de la esperanza» antes que en la «política del cinismo», mismas frases usadas por la militancia morenista.
En aquellas fechas anunció la creación de la “Alianza Progresista por México” que permitirá un espacio de diálogo sin distinción para que puedan participar los 18 ex priistas que se unieron a la campaña de Claudia Sheinbaum bajo la ‘Alianza Progresista’ y que López Obrador avaló y les dio la bienvenida al cabo que “son mujeres y hombres y la perfección nada más corresponde al Creador, pero los seres humanos, todos, cometemos errores”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!