Dom. Jul 21st, 2024

Fotografia: Redaccion RI.

• En las vísperas de la Asamblea General del PRI busca controla al partido hasta 2032

El licenciado en Derecho con diplomado en Derecho Electoral por la Universidad Autónoma de Campeche, Alejandro Moreno mejor conocido como ‘Alito’ fue calificado por el excandidato presidencial del PRI Francisco Labastida Ochoa como una “cucaracha, sinvergüenza y corrupto” que pretende modificar los estatutos para permanecer como dueño del partido tricolor.


El dirigente, que bajo su dirección el partido tricolor ha pasado de ser una de las tres principales fuerzas políticas en México a un mero partido satélite y en las vísperas de la Asamblea Nacional que se llevará a cabo este domingo, tiene listas las reformas encaminadas a perpetuarse en el poder hasta 2032 instaurando la figura de la reelección.


Los principales ex dirigentes del PRI como Dulce María Sauri han señalado que el líder priista ha sido cauteloso y ha maquinado desde su llegada el momento de su reelección, a lo que se suma la postura de quien fuera titular de Gobernación en el sexenio zedillista, Labastida Ochoa que afirmó que “Alito” ha sido el peor presidente del PRI en los casi 100 años del partido por lo que su reelección sería “absolutamente irracional”.


En una entrevista publicada por El Universal señaló que no descarta su renuncia al partido ya que ‘Alito’ solo piensa en él y no en el país o el partido por lo que llevara al PRI a su tumba y quienes se oponen a su reelección quizás tengan que formar un nuevo partido porque el cambio de nombre que plantea son sólo movimientos ‘cosmético’ olvidándose de las ideas y los ideales, ‘que veo este hombre tenga ideas e ideales”.


Cuando los priistas lo eligieron en un proceso abierto a la militancia pocos se imaginaban el destino que bajo la dirección le deparaba al partido histórico que gobernó durante 70 años consecutivos el México.
La XXIV Asamblea Nacional Ordinaria del tricolor fue convocada luego de que en las elecciones del pasado 2 de junio, el PRI perdiera el 3 por ciento de los votos para mantenerse a flote, por lo que dicha asamblea buscaría iniciar el espacio para la reelección en el cargo.


La realidad es que, en el fondo, antes de su llegada a la dirección, el PRI ya enfrentaba, en ese momento, la peor crisis de su historia.


Lo anterior partiendo de que un año antes, en 2018, perdió la elección presidencial y su mayoría en el Congreso mientras que sus jóvenes gobernadores ofertados como la sangre nueva del PRI que atravesaba por graves acusaciones de corrupción. César Duarte en Chihuahua; Javier Duarte, en Veracruz y Roberto Borge en Quintana Roo.


Pero ‘Alito’ Moreno ya venía ‘lavándose las manos’ porque primero realizó una limpieza de los militantes, luego las reformas encaminadas a la reelección arrancando su dirigencia concentrando el poder y las decisiones en la figura presidencial que ostentaba.


Un año después de iniciada su dirigencia, promovió reformas para que el Consejo Nacional pudiera ampliar el mandato de la dirigencia en caso de que confluyera con un proceso electoral, lo que ocurrió.
Además, buscó darle atribuciones a la dirigencia para que pudiera decidir en la designación de los coordinadores del Congreso. La segunda, la pudieron frenarla en tribunales, la primera persistió.


Este domingo, buscará perpetuarse como el ‘eterno’ dirigentes priistas, que de acuerdo con Labastida Ochoa “es un cuate que no tiene ninguna verticalidad ni autoridad moral, se debería haber ido al día siguiente de la derrota electoral si tuviera vergüenza, pero no la conoce y encima, ira como senador por lo que dijo es una ‘cucaracha’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!