Mar. Jun 25th, 2024

Al cierre de 2023, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) –la medida más amplia de la deuda pública a nivel federal– fue de 14.87 billones de pesos (46.8% del PIB) cuyo saldo es 9.6% mayor, en términos reales, al observado en diciembre de 2018 (10.55 billones de pesos), cuando representó 43.6% del PIB.


Lo anterior implica que, en 2023, el déficit del sector público presupuestario registró su mayor nivel como proporción del PIB desde, por lo menos, 2006 y al cierre de 2023, el déficit público representó el 3.4% del PIB, mientras que el déficit primario fue equivalente al 0.1% del PIB.


Lo anterior se desprende del proyecto #EnLaMira, del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) que anunció que analizará trimestre a trimestre, a partir de esta primera edición, la situación de las finanzas públicas a nivel federal con el propósito de identificar sus principales avances y retrocesos.


Señala que el creciente nivel de la deuda pública en un contexto de elevadas tasas de interés se reflejó en un incremento en el costo financiero de la deuda del sector público, que ascendió a 1.05 billones de pesos en 2023 –un promedio de 87.1 mmdp al mes– cuyo monto es 21.5% (229.9 mmdp) mayor, en términos reales, al registrado en 2022 (815.2 mmdp), por lo que representó el 12.9% del gasto total del sector público.


Otro dato preocupante, es que el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) registró un saldo de 40.5 mmdp al cierre de 2023 el cual es (-)88.7% menor en términos reales al observado a finales de 2018 (279.8 mmdp), equivale a apenas 0.6% de los ingresos estimados para 2024 en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF), excluyendo los ingresos derivados de financiamientos (7.33 billones de pesos).


GASTOS
En contraste, en 2023, el sector público registró un gasto neto total de 8.12 billones de pesos (25.6% del PIB): monto 1.8% mayor en términos reales al reportado en 2022 (7.55 billones de pesos) que, en comparación con 2019 (5.79 billones de pesos), esto representa un aumento de 2.33 billones de pesos o 12.6% en términos reales.


Señala que “aunque el gasto en desarrollo social representa el 65.3% del gasto programable total (5.90 billones de pesos), rubros específicos como la educación han perdido peso a lo largo de los últimos 17 años. Mientras que en 2007 la educación representaba el 19.9% del gasto programable, en 2023 dicha proporción bajó al 15.7%: una caída de 4.2 puntos porcentuales”.


En lo que respecta al gasto en pensiones (no incluye los programas de pensiones para el bienestar) este fue de 1.30 billones de pesos y representó 16.0% del gasto total cuya proporción es 7.1 puntos porcentuales mayor a la registrada en 2006 (8.9%) y se explica por el rápido crecimiento de este rubro a lo largo de los últimos 18 años: entre 2006 y 2023, el gasto en pensiones creció a una tasa promedio anual real del 6.8%.


También precisa que, en 2023, el gasto federalizado por habitante fue de 18 mil 210 pesos en donde, la entidad federativa que más recursos federales per cápita obtuvo fue Campeche, con 26 mil 891 pesos, seguida de Colima, Tabasco, Baja California Sur y Nayarit. El Estado de México, con 15 mil 198 pesos por habitante, se ubicó en el último lugar a nivel nacional en esta métrica, todos de Morena a excepción de Colima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!