Mié. Jun 19th, 2024

Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrado dijo la mañana de este martes que en el informe que no recibieron los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa se contemplan todos los menajes de WhatsApp que mantuvieron los integrantes de “Guerreros Unidos” sobre la desaparición y que fueron enviados por el gobierno de Estados Unidos, el informe apunta a tres causales.


La primera de ellas es una confusión de los Guerreros Unidos con respecto a la presunta infiltración de “Los Rojos” entre los estudiantes en de la disputa por la plaza de Iguala; intención de un escarmiento a los estudiantes en un contexto de amenazas por parte del alcalde José Luis Abarca y Guerreros Unidos, tras las protestas y destrozos al palacio municipal de Iguala, por la desaparición y asesinato de los dirigentes sociales Arturo Hernández Cardona, Ángel Román Ramírez y Félix Rafael Bandera; y el trasiego de drogas y la eventual presencia de drogas, armas o dinero en alguno de los autobuses tomados.


El documento de 34 páginas que de acuerdo con los padres de los normalistas se acerca mucho a la verdad histórica que se diseñó en el gobierno de Enrique Peña Nieto, señala además que actualmente se encuentran detenidas 132 personas en diversos penales: 41 integrantes de “Guerreros Unidos”; 71 policías (cinco federales, tres federales ministeriales, siete estatales, dos de Cocula, nueve de Huitzuco y 45 de Iguala); tres funcionarios de la Fiscalía General de la República (FGR).


En paralelo explica que al igual se encuentran detenidos, el exsecretario de Seguridad Estatal de Guerrero Leonardo Octavio Vázquez Pérez; el expresidente Municipal de Iguala, José Luis Abarca; la expresidenta del DIF de Iguala, María de los Ángeles Pineda Villa, y 14 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).


La realidad del caso es que a nueve años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, también está en la cárcel el exprocurador general Jesús Murillo Karam, el general José Rodríguez, que era el comandante del 27º Batallón de Infantería en esa ciudad, y otros cinco militares de menor rango mientras que Tomás Zerón, el jefe investigador del caso, se encuentra prófugo y hay órdenes de aprehensión contra otros 20 militares en activo y en retiro pero, las cabezas de la organización criminal Guerreros Unidos, los autores materiales de la desaparición, están libres ya que los criminales se han vuelto aliados del ala civil del gobierno federal.


Lo contradictorio del caso es que en el sexenio pasado había criminales que estaban siendo procesados por sus delitos, y funcionarios que habían abusado de sus funciones y violentado el Estado de derecho pero con el presidente Andrés Manuel López Obrador quién se comprometió a resolver el caso, los acusadores de ayer son los acusados hoy, por los criminales, por Encinas y por Gómez Trejo mientas que los familiares de los normalistas desaparecidos, acompañados por sus abogados siguen insatisfechos ante una verdad que quizás el único que sepa lo que paso esa noche sea Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!