Mar. Jun 25th, 2024

Un juez primero de Distrito en Materia Administrativa negó a Ricardo Aldana, acutal dirigente nacional del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) el amparo con el que se evitaba que Pemex entregará información sobre su situación laboral en donde se consta que se trata de un empleado de confianza que no puede ocupar el cargo de representante sindical.


No obstante, el próximo 28 de junio el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje celebrará la última audiencia para emitir la resolución final a la impugnación interpuesta por César Pecero Lozano, en contra de Ricardo Aldana, quien habría incurrido en irregularidades para ocupar la dirigencia del sindicato de Petróleos Mexicanos (Pemex) por lo cual no ha logrado su toma de nota.


La realidad del caso es que Ricardo Aldana ha sido tesorero del sindicato en momento álgidos de la corrupción y desfalco que ha permeado hacía el interior de la agrupación, primero con Joaquín Hernández Galicia ‘La Quina’ y luego con Romero Deschamps en donde es señalado por desfalco de mil millones de pesos en el caso Pemexgate y exonerado por los panistas en tiempos de Vicente Fox a cambio de que se aprobara una Reforma Energética.


Lo que queda en evidencia es que Ricardo Aldana fue siempre un incondicional del poder y no un sindicalista, es decir, un trabajador de confianza que no pertenece al sindicato por lo que los estatutos no le permitían llegar al cargo que ahora ostenta pero que no ha logrado asumir ante las impugnaciones de su contrincante César Pecero un sindicalista de cuño.


Lo curioso del caso es que tanto la ex secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde ahora titular de Gobernación, no metió las manos en el momento de las elecciones bajo el pretexto de que se trataba de una elección interna y el presidente López Obrador la respaldo al señalar que se trató de una elección “histórica y libre” del nuevo líder sindical de Petróleos Mexicanos (Pemex), en la que triunfó Ricardo Aldana, ligado al antiguo y oscuro dirigente Carlos Romero Deschamps.

“Por primera vez en la historia reciente se llevó a cabo una elección en donde participaron la mayoría de los trabajadores, sindicalizados, una muy buena participación y se garantizó el voto libre y secreto”, declaró el mandatario en aquella ocasión y dijo que ojalá y “esto lo podamos replicar en algunos otros sindicatos para garantizar votación libre, secreta, elecciones limpias; que sean los trabajadores los que, sin ninguna presión, sin amenazas, sin estar recibiendo dádivas, puedan elegir a sus representantes de manera democrática.”

La decisión final la tendrá la Suprema Corte de Justicia de la Nación el próximo 28 de junio cuando determine si la elección fue ilegal y César Pecero Lozano pueda asumir la dirigencia sindical petrolera y acabar con la impunidad que existe sobre la corrupción y el desvió de recursos ante el amparo promovido para invalidar el proceso electoral.

En los entredichos de que el propio presidente de la República ha respaldado la elección de un funcionario ligado a la corrupción y en los escándalos de los costos que se han triplicado con la refinería insignia del mandatario en Dos Bocas en Tabasco que aseguró que el próximo primero de julio quizás refinara su primer barril de petróleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!