Dom. Jun 23rd, 2024
Fotografía: Aldo Sánchez.

Fotografía: Aldo Sánchez

La disputa de encuestas que colocan a Sheinbaum con 24pp sobre Xóchitl Gálvez en lo que va de enero, aunado al acceso a redes sociales explica la multitud de datos preelectorales que inundan los medios, no obstante, no todos son igualmente confiables resume Citibanamex de cara a los procesos electorales que se llevarán a cabo este año en México en donde advierte que las elecciones de 2024 producirán un número inédito de encuestas.


Resalta que dos hechos explican la mayor publicación de encuestas pre-electorales registrada históricamente en México: 1) el surgimiento de nuevas tecnologías para medir opinión pública (robots telefónicos, levantamientos en redes sociales, etc.) y, 2) la utilización de redes sociales para difundirlas.
Sin embargo, aclara que también se ha vuelto común que las campañas publiquen datos de encuestas intervenidas o inexistentes que presentan a su candidato(a) en una mejor posición que la que en realidad tiene, para motivar a sus donantes e influir sobre la percepción del electorado.


“En la medida que se publican más datos que se combaten unos a otros, se establece el fenómeno denominado ‘guerra de encuestas’, que menoscaba la información que los electores derivan de las encuestas, porque los confunde y porque debilita la información que aportan los datos no intervenidos”.


La realidad es que Claudia Sheinbaum adquirió una posición de líder desde dos años antes de la elección 2024, impulsada por el respaldo del presidente López Obrador y por una intensa actividad proselitista, la ex jefa de gobierno de la Ciudad de México comenzó a ser identificada como principal precandidata presidencial de Morena desde 2022 ya que, en contraste, a mediados de 2023 no era claro quién sería la/el abanderada(o) de la oposición.


Lo que al final sucedió es que las encuestas registraron que la nominación de Xóchitl Gálvez introdujo niveles significativos de competitividad potencial y definida la competencia entre las candidatas de dos grandes coaliciones, por primera vez desde 1982, volverá a registrarse una contienda presidencial desafiante entre dos puesto que, desde 1988, las presidenciales se habían disputado entre tres de acuerdo con el análisis de Citibanamex.


EL TRASFONDO
Las encuestas sin duda, parecen tener fines propagandísticos, por ejemplo, las de vivienda son las más caras por lo que es difícil que las financien medios de comunicación, comúnmente las paga un actor privado. Sin embargo, es difícil identificar la fuente de financiamiento porque las encuestadoras no están obligadas a declararlo. Además, las encuestas que usan otras metodologías son considerablemente más baratas y la explosión en el número de datos y la facilidad para dispersarlas en redes sociales seguramente contribuirán a saturar el espacio público con datos que no necesariamente coincidirán.


Ante esto, se anticipa que, en esta ocasión, la “guerra de encuestas” se establecerá entre las que registren una ventaja irremontable de Sheinbaum y las que refieran datos más cercanos, que alimenten la expectativa de mayor competencia en donde, Movimiento Ciudadano también podría retomar el intento de colocar propaganda demoscópica para sugerir que, su candidato Jorge Álvarez Máynes es competitivo, y evitar que se desfonde por el voto útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!